Oración de San Camilo de Lellis para proteger enfermos

Oración de San Camilo de Lellis para proteger enfermos

Oración a San Camilo de Lellis

Oración de San Camilo de Lellis para proteger enfermos

Camilo de Lellis, santo protector de los enfermos: te rogamos con el mayor fervor que nos ayudes en esta tribulación alcanzándonos del Señor la salud del alma y del cuerpo, alivio en los dolores y conformidad con la voluntad de Dios para que recobrando la salud tributemos al Señor ferviente acciones de gracias.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Biografía de San Camilo de Lellis:

Nace en la villa de Voquianico, en la región de Los Abruzzos, Italia en 1550.
Desciende de un militar y de una santa mujer a la que llamaban Madona Elisabetta porque había dado a luz en la vejez (algunos dicen que tenía sesenta años) recordando a santa Isabel.
Apasionado por las armas y el juego, fue soldado (sirvió en los ejércitos de Venecia y de España, luchó en Zara y Corfú, asedió fuertes, expone su vida en tierra y mar, está en Mesina, Cáttaro, Nápoles, Túnez).
Es un apostador empedernido, se juega hasta la camisa puesta.
Amigo de la violencia y del vino.
El juego fue su ruina, perdió todo su dinero y sus armas y termina como mendigo.
En su pierna tenía una llaga que no la podían curar y que Camilo más tarde llamará «una caricia divina».
A los 25 años se convierte gracias a la influencia de los frailes capuchinos.
Su herida en la pierna lo obliga a ingresar al Hospital de Incurables de Roma, varias veces. Mientras dura su convalecencia ayuda a los enfermeros a atender a los otros enfermos.
Ahora no arrastra a otras para enseñarle a jugar sino a rezar.
Los enfermos ven tal abnegación que le aman. Su ejemplo cunde en el hospital y al poco tiempo se encuentra rodeado de cuatro compañeros que lo imitan y se reúnen con él a meditar la Pasión y a leer libros devotos. El director del hospital ordena interrumpir esas reuniones por sediciosas.
San Felipe Neri es su confesor.
Comienza a estudiar latín para hacerse sacerdote, saca a sus compañeros de Santiago y los lleva a una casa particular. El 15 de septiembre de 1584 funda una comunidad de enfermeros voluntarios que quieran dedicar su vida al prójimo: Compañía de Ministros de los enfermos (popularmente llamados «los camilos»).
Un año más tarde el Papa los confirma.
Construye hospitales.

Fue el primero en asistir a los enfermos graves en su domicilio y de construir la unidad móvil de socorro.
Su vida ascética se resume en ver en cada enfermo a Cristo por eso se dedica a su cuidado como también al de los presos y moribundos.
Sus discípulos lucharon valerosamente contra la peste en 1591. Murió el 14 de julio de 1614.
Puede decirse que fue el creador de los modernos hospitales.

 

Patrono de la Cruz Roja ( a los camilos se los reconoce por una cruz roja en el pecho)
De lo enfermeros y enfermeras, de los hospitales y del Cuerpo de Sanidad del ejército italiano.

Protector de los moribundos, se lo invoca para pedir una buena muerte.

Identificativo principal la cruz roja en el pecho de su hábito y en su capa que representa la unión de los enfermos al sacrificio redentor de la Cruz.

Identificativo secundario el enfermo a quien asiste como si fuese Cristo.

Oración de San Camilo de Lellis para proteger enfermos

Fecha litúrgica 14 de julio

Anécdotas
Su mamá había tenido un sueño misterioso, veía a su hijo (que era un niño en ese entonces) con una cruz en el pecho acompañado de otros niños que también tenían una cruz en el pecho.

Inicia sus estudios de latín y gramática teniendo más de treinta años, entre la hilaridad del resto de los estudiantes que le decían insistentemente: «Gigans, tarde venisti»

En 1614, la noche entre el 13 y 14 de julio fallece.
Camilo estaba ya agonizando cuando el sacerdote recita : «El humilde y alegre rostro de Jesucristo se te aparezca», Camilo sonríe y parte al Paraíso.

Asombroso

En Roma, a los 20 años entra a trabajar como enfermero en el hospital de Santiago, pero tiempo después es despedido ya que descubren sus actividades con los dados y las cartas.
El director expresó : «porque después de muchas pruebas se ha visto que es incorregible y además porque no tiene la menor aptitud para el oficio de enfermero».
Años después Camilo tocado por el llamado a la santidad volverá a su misión a servir a cada enfermo como si fuera Cristo mismo.
Un enfermo dirá de él: «todos admirábamos a este hombre, seguros de que algo divino había en él. A mí su presencia me transformaba; parecía todo abstraído en Dios; en sus gestos, en sus obras y en sus palabras»

Palabras suyas

A un moribundo: «Grande envidia te tengo, hermano mío, porque vas a entrar en el paraíso»

A un enfermo que se deshacía en cumplimientos: «Nada de ceremonias, hijo mío, tú eres mi dueño, eres el miembro de Cristo, y yo soy tu esclavo».
» Señor mío, hermano mío, alma mía ¿qué podré hacer yo por tu servicio?».

Mirando un crucifijo: «Por este Cristo mío, yo caminaría día y noche hasta el infierno; por lo que digan los hombres, no levantaría la mano».

Cuando algún ilustre personaje lo solicitaba y él estaba atendiendo enfermos respondía: «Decidle que tenga paciencia; estoy ocupado con nuestro Señor Jesucristo».

Pide esta Oración por alguien en especial:

Loading Facebook Comments ...

Add Comment